Quizás sea cierto aquello de que a los que nos gusta mirar el mundo a través de un objetivo nos perdemos el resto de cosas, o al menos, muchas cosas, pero no es menos cierto que cada vez que vemos una captura de nuestra cámara recordamos porqué hicimos esa foto, que sentimos y que es exactamente lo que queríamos reflejar.

Lo que vivimos es lo que nos queda, nuestros recuerdos y viajar es una de esas cosas que recordamos para siempre.

Aquí empieza una serie de fotos de un viaje increíble, un viaje que me trasportó literalmente a otro mundo dentro de nuestro mundo. Una cultura y manera de vivir totalmente diferente a la nuestra. Un mundo donde lo conocido hasta ahora cambia de dimensión.

Os presento mi pequeña visión de Japón que os iré dejando en varios post.

 

 

Recuerda que también puedes seguirme en Facebook.

A %d blogueros les gusta esto: