Japón sorprende por muchas cosas, su gente, su cultura, sus costumbres pero hay algo que es innegable. Han sabido mezclar modernismo y tradición como nadie. Tras sus grandes ciudades con sus enormes rascacielos encuentras parajes que te transportan a otra época, a miles de años de tradiciones y a costumbres ancestrales que se han preocupado por cultivar y por mantener.

En esta segunda entrega de mi viaje a Japón se ve claramente lo que estoy diciendo, perteneces a Osaka y a Kyoto, la ciudad más tradicional del país.

Espero que las disfrutéis.

Si te gusta mi blog no olvides compartirlo con tus amigos tanto en Facebook como en Instagram. Mil gracias!

A %d blogueros les gusta esto: