Dicen que la vida es la búsqueda de la felicidad, que nos empeñamos en buscarla en cosas equivocadas o en objetivos, muchas veces, que nos presionan demasiado, quizás seamos nosotros mismos, quizás la sociedad en la que vivimos, quizás…

Lamentablemente en esta vida aprendemos más de las desgracias que de las alegrías, de los momentos duros que nos presenta este mundo y que nos ponen a prueba una y otra vez. “El valor no es no caerse, sino levantarse cada vez que caes” como dice el proverbio.

En definitiva creo que la felicidad, que es de lo primero que os hablaba no es más que momentos, situaciones o vivencias que nos hacen felices, un paisaje que nos enamora, una tarde con amigos, un paseo, … ¡hay tantos momentos!

¿Porqué hablo de esto si es un blog de fotografía?

A nadie se nos escapa este momento en el que estamos, la situación que hemos pasado y lo que aún estamos viviendo, la incertidumbre del que va a pasar, tanta y tanta gente que lo ha pasado mal o lo está pasando mal, que han perdido seres queridos, trabajos, dignidad…

Como os decía antes, aprendemos más de las desgracias que de los buenos momentos, pero me preocupa una reflexión. ¿Seremos capaces de aprender colectivamente de un problema tan grande si hemos tenido la suerte de no haber perdido tanto como otros?

Creo, por desgracia, que la respuesta es no, aunque me gustaría muchísimo equivocarme.

Debemos aprender de la propia naturaleza, que se equilibra y se respeta, debemos ser capaces de empatizar con el vecino, el conocido, pero también con el desconocido.

Tenemos la mejor de las oportunidades para saber, para valorar, qué es lo realmente importante, qué cosas son las que nos van a dar esa felicidad y cuales de ellas con simplemente superficiales. Tenemos una oportunidad de oro para evolucionar, no la desaprovechemos.

Aprendamos a disfrutar de lo realmente importante, de respirar hondo y buscar ese lugar, esa vista, esa compañía que nos da paz, tranquilidad o locura sana. Aprendamos a convivir en un mundo donde todos nos respetamos, apoyamos y ayudamos, aprendamos a respirar, a tomar un momento para nosotros mismos, a ser en definitiva mejores personas.

Os dejo un pequeño resumen en imágenes de sitios, lugares, situaciones que de una manera u otra me dan paz.

Cuidaros todos mucho, no os quiero perder a ninguno.

Gracias por leerme, gracias por estar ahí.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: